Una IBM Series 1, un error de programación y el inicio de una amistad: así se gestó Datco en 1980

Por |31/08/2021|Categorías: Blog, Grupo Datco|

No hay una fecha, son varias y todas están grabadas a fuego en la memoria de Horacio Martínez, fundador y CEO de Grupo Datco. Porque los 40 años de trayectoria que celebra este año la compañía son una parte indisoluble de su propia historia personal.

8 de diciembre de 1980. Podría haber sido un día cualquiera, pero el destino quiso que Horacio Martínez, por entonces Gerente de la firma Turbodina SAIC, y Ricardo Fernández, Ingeniero de Sistemas en IBM, pasaran largas horas juntos tratando de arreglar un error de programación en una IBM Series/1, una primitiva computadora que en aquella época permitía controlar y operar componentes electromecánicos externos.

Resultó ser que Ricardo era muy bueno en el servicio de posventa, un gran vendedor, con gran disposición para ayudar a Horacio, su cliente, a poner a andar su nueva computadora para manejar stocks y pedidos de la empresa dedicada a la comercialización de turbocompresores, pero realmente no era muy bueno programando en COBOL, lo que hizo que pisara el directorio con una instalación. Esto los obligó a pasar horas y horas juntos para volcar el directorio y reparar el traspié.

WhatsApp Image 2021 08 18 at 09.34.42 1

Ese incidente fue el que hizo germinar la idea fundacional de DATCO, pero también el inicio de una gran amistad entre estos dos ingenieros que se apasionaron con algo que en aquel momento estaba aún lejos de ser muy común de ver: las computadoras. De hecho, faltaban unos meses para que IBM presentara comercialmente la 5150, su primera Computadora Personal, cuya sigla en inglés “PC” inmortalizó el nombre con que aún hoy llamamos a estos dispositivos. Recién cuatro años después llegaría la Apple Macintosh, la primera computadora con interfaz gráfica y mouse. En 1985 llegaría la primera versión de Windows y en 1994 Netscape, el primer navegador web.

Esa amistad, que perduró hasta la triste partida de Ricardo en este 2021, ha estado siempre en el centro mismo de la historia de estos 40 años de la compañía. Quiso el destino que su fallecimiento no le permitiera llegar a los festejos a él, incansable armador de equipos y hábil generador de negocios, por algo le decían el “Zorro”, el mayor de los reconocimientos. Su huella está en cada rincón de Grupo Datco, en cada parte de su historia, en cada proyecto, en cada desafío y en cada uno de los talentos que formó.

31 de mayo de 1981. Horacio se queda sin trabajo, pero lejos de ser una mala noticia para él, fue la oportunidad para dar rienda suelta a esa idea que le rondaba la cabeza a partir de las largas charlas sobre computadoras con Ricardo. Horacio estaba convencido de que esa era la industria del futuro y que por sus características seguiría el modelo de la industria automotriz, con un ecosistema de diversos actores a su alrededor (agencias, talleres, autopartes, accesorios, etc.). En el caso de las computadoras era todo incipiente, era territorio virgen y Horacio sabía que allí estaban las oportunidades.

No dudó un segundo, quedarse sin trabajo era lo que necesitaba para arrancar su emprendimiento. A diferencia de otras “historias de garage”, el nacimiento de esta compañía que hoy tiene más de 600 empleados y opera en 7 países, fue en una oficina de 40 m2 en la planta baja de Viamonte 1690. Ya instalado en esa pequeña oficina del barrio de San Nicolás, ahí nomás de Tribunales, Horacio mandó a inscribir la SA y se jugó a fondo comprando una IBM Series/1 usada, que en esa época costaba 45.000 dólares. Para ese entonces, Ricardo había sido ascendido a ventas en IBM y ahí es donde aparece Javier Lamata, otro joven ingeniero de la Big Blue, quién uniría pronto su destino a esta aventura empresaria. Hasta aquí podría sonar todo normal, pero el contexto de la economía argentina de ese momento era cualquier cosa menos normal.

En medio de una profunda crisis económica y una corrida bancaria, en febrero de 1981 se produce una nueva devaluación de la moneda que dispara la renuncia del presidente de facto, Jorge Rafael Videla y su ministro de economía, José Alfredo Martínez de Hoz. Asume un nuevo presidente de facto y con él, en marzo de 1981, asumió como ministro de Economía Lorenzo Sigaut, quien pasó a la historia por la frase “esta vez, el que apuesta al dólar pierde”. Tan sólo un mes después, el flamante ministro dispone una nueva devaluación que provocó que el peso perdiera un 35 por ciento de su valor con respecto al dólar, mientras el PBI caía un 6% interanual y los precios aumentaban un 155%. En la segunda mitad de 1981, la recesión comenzó a hacerse más intensa y la inflación escalaba. Sigaut duró apenas nueve meses en su cargo, lo mismo que Roberto Viola, que fue reemplazado por Leopoldo Fortunato Galtieri como presidente de facto de Argentina.

Este contexto de altísima volatilidad económica, lejos de disuadir a Horacio de su idea de emprender, le dio alas para acelerar a fondo. Se verá con los años que esa sería una de las características más salientes de su visión de negocios: ver a las crisis como un oasis de oportunidades para quienes no tienen aversión al riesgo. Ni siquiera la temprana deserción de quien sería su socio en ese momento fundacional hizo desistir a Horacio de avanzar con la empresa. Parece que al socio le atraía más esquiar que emprender y esa elección selló el curso de la historia para siempre.

Había que decidir un nombre para la novel empresa. Una larga lista de combinaciones de palabras y siglas y una sabia recomendación que alguien aportó, dieron como resultado la elección de Datco, que se había conformado con la combinación de “data” y “control”, algo muy representativo de la computación de ese entonces, pero que nunca se dio a conocer haciendo caso a la recomendación de elegir un nombre que no refiriera a algo que con el tiempo pudiera quedar obsoleto. Cuenta la historia que ésta bien podría haber sido la crónica de los inicios de Digitron, ya que ese nombre era el favorito, el primero de la lista, mientras que el elegido aparecía en segundo lugar.

28 de agosto de 1981. En esa fecha, que en adelante se tomó como la “oficial” de la fundación, Datco SA recibe la bendición oficial para comenzar a operar legalmente. Para ese entonces Horacio seguía tras los pasos de IBM, convencido de que si había un lugar para crecer en esta industria, era de la mano de la empresa que en ese momento era sinónimo de computación en todo el mundo. Ricardo y Javier seguían trabajando en IBM, Horacio ya había conseguido su primera representación de la empresa fabricante estadounidense de dispositivos de control de accesos CASI (luego conocida como CASI-RUSCO) y había participado de una feria de la industria de computación en Milán, pero aún no llegaba el primer cliente.

Corría ya 1982, y en la oficina de Viamonte trabajaban con Horacio Ana María Malmierca, su secretaria en ese entonces, y César Tolio, el empleado número uno de Datco, que aún trabaja en la compañía. Ambos ya habían trabajado con Horacio en Turbodina y se había sumado también el primer vendedor de Datco: Carlos Benavídez.

Este equipo tenía cerrados todos los detalles de la primera venta de la compañía, nada menos que al Banco de Londres, pero el destino les jugó una mala pasada. El 2 de abril de 1982 la dictadura cívico-militar que gobernaba el país inició el desembarco de tropas en las islas Malvinas, tomadas por Inglaterra en 1833, desatando un conflicto armado entre Argentina y el Reino Unido, en el que se disputó la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur. Con el conflicto bélico se esfumó toda posibilidad de concretar el proyecto con el Banco de Londres.

Finalmente, el destino y los esfuerzos por conquistar a los vendedores de IBM, que se reunían en la oficina de calle Cangallo (hoy Juan Domingo Perón), para que derivaran oportunidades de negocio a Datco, dan sus frutos. Casi un año después de los inicios de la empresa se concreta el primer negocio en el que por USD 1.000 Datco le proveyó a IBM una tarjeta de interfaz para manejar relays. Cuenta la leyenda que con los 50 dólares de comisión que ganó Carlos Benavídez por ese deal se compró un sobretodo que le dio “percha” para abrochar unos cuantos negocios en los años siguientes.

Al poco tiempo llegó el primer negocio grande. Un proyecto de control de accesos para Sistemática, una empresa que operaba en Argentina la red de SWIFT, el sistema de mensajería interbancario de transferencias transfronterizas que utiliza la mayoría de bancos del mundo. Un negocio de USD 100.000 que confirmó que la apuesta por la incipiente industria de la computación tenía sentido.

Para ese momento, el equipo ya había sumado 5 técnicos, a la oficina de Viamonte de Planta Baja se le sumaron las del 1ero C y D y los demos que hacían con “Arturito” empezaban a generar interés en las empresas. Mientras tanto, la relación personal entre Horacio, Ricardo y Javier se fortalecía cada día más.

El cierre del negocio de Sistemática le dio a Javier la excusa para pegar el salto, abandonar la seguridad y el estatus que significaba trabajar en una multinacional como IBM, y apostar por el futuro de éxito empresario que en aquel entonces era apenas un sueño. Ricardo siguió acompañando a Datco como amigo y consultor externo, hasta que en 1984 también dio el salto y se metió de lleno a esta aventura de amistad, negocios y éxito que significó Datco para aquellos que compartieron este camino de sus primeros 40 años.

El tráfico de internet se mantiene estable desde que comenzó el aislamiento social

Por |20/04/2020|Categorías: Grupo Datco|

«Lo que cambió fue el lugar geográfico de conexión; en la city mermó y subió en los barrios cerrados», destacó el presidente del grupo Datco, Horacio Martinez.

El tráfico de internet se mantiene estable al cumplirse la cuarta semana de aislamiento social por la pandemia de coronavirus, después de la suba de hasta 29% de la semana del 16 de marzo.

«El tráfico se mantiene estable después del incremento de la primera semana de cuarentena, incluso se observa una pequeña baja», indico a Télam el titular de la cámara de internet (Cabase), Ariel Graizer.

Por su parte, el presidente del grupo Datco, Horacio Martinez, destacó que «lo que cambió fue el lugar geográfico de conexión; en la city mermó y subió en los barrios cerrados; también hubo aumento del tráfico internacional, un poco más de lo esperado».

Desde Telefónica indicaron también que «el mayor salto de tráfico ocurrió durante el primer fin de semana; luego se estabilizó y se mantuvo así hasta hoy».

«En el caso de las redes de Claro Argentina, si se compara el tráfico del 6 de abril contra el día 13 de marzo, el uso de la Banda Ancha/Internet Fija subió 24%; en la Red Móvil, se registra un aumento en el uso de datos de un 6%, mientras que en la parte de voz, fue de 10%», indicaron desde la empresa.

Precisaron que en Claro el «pico de incremento se registró el sábado 21 de marzo», cuando «el consumo de la red fija subió un 38% en el momento pico del día, y en la Red Móvil el consumo de datos subió el 14% y la voz un 6%».

En tanto que en Telecom indicaron que «las herramientas de videollamadas y conferencias continúan teniendo un crecimiento como herramienta de uso recreativo y de vínculo con la familia y los amigos, llegando a un aumento de 1.500% desde que comenzó la cuarentena».

Precisaron que el uso de Whatsapp registró una merma del 17% en la última semana, pero acumula un incremento del 75% respecto del período precuarentena.

Las llamadas de voz, que también acumulan un incremento del 11% desde que comenzó el aislamiento social, también marcaron una disminución en la última semana (4%); y el tiempo de duración de la llamada promedio por cliente «bajó por segunda semana consecutiva en un 5%», pero contra un incremento del 62% respecto del promedio antes de la cuarentena.

Precisaron que «el tráfico en redes sociales volvió a crecer luego de una semana que venía en baja, y la última semana registró un crecimiento en el orden del 10%».

Lo mismo ocurrió con las plataformas de streaming que volvieron a crecer después de una semana en baja, y desde el 20 de marzo Flow aumentó más de 18%, Netflix más de 35% y Youtube más de 20%.

Realidad Aumentada: tecnología que permite inspecciones a terreno en forma digital

Por |27/03/2020|Categorías: IoP, Grupo Datco, Noticias, Realidad Aumentada|Etiquetas: |

La realidad aumentada es una de las opciones que cobra fuerza en la actualidad, cuando el movimiento de personas se ve limitado a causa de la pandemia del coronavirus, por lo que es necesario asegurar la continuidad operativa de algunos sectores críticos, entre los cuales está la generación, transmisión y distribución de la energía.

César Berardini, gerente de Innovación de Grupo Datco, señaló en entrevista con el medio chileno Electricidad que esta tecnología es aquella que mejora la percepción de la realidad mediante la adición de información digitalizada sobre el entorno, por lo que permite a los expertos ir a terreno de forma virtual, sin arriesgar la salud propia y la de terceros, dado el actual contexto.

Cómo opera

¿En qué consiste la tecnología de realidad aumentada?

A diferencia de la realidad virtual, en donde la persona que la experimenta pierde toda percepción de la realidad, la realidad aumentada me permite seguir en contacto con mi entorno y agrega al mismo información virtual superpuesta sobre el mundo físico. El objetivo de la realidad aumentada es enriquecer los entornos con información contextual. En un futuro muy, muy cercano, Google Maps se nos presentará en nuestro campo visual mientras vamos caminando, en el parabrisas de nuestro auto o como instrucciones de voz que saldrán de las patillas de nuestros lentes.

¿Cómo se puede usar esta tecnología en la industria eléctrica?

En general, en las industrias el uso de esta tecnología se resume a cuatro grandes usos: asistencia remota; flujos de trabajo digital guiados; navegación de documentos y visualización de datos IoT (Internet de las Cosas). La industria eléctrica, por lo tanto, también utiliza la realidad aumentada de esta manera y vemos que la asistencia remota y las guías paso a paso son las aplicaciones de mayor uso en el ámbito de energía eléctrica.

¿De qué forma esta tecnología sirve para monitorear operaciones y mantenimiento de infraestructura eléctrica?

Esta tecnología es un complemento de aquellas que monitorean, siendo la realidad aumentada una capa de presentación e interfaz con otros sistemas. Siempre que se tiene un hardware y un software, se necesita de una interfaz que haga de traductor entre un ser humano y un sistema computacional y la realidad aumentada es la evolución de las interfaces previas, como el teclado con un monitor, el mouse con la interfaz de usuario gráfica y más recientemente las pantallas táctiles. El próximo salto evolutivo de esas interfaces es la realidad aumentada. La interfaz del futuro es la combinación de voz con imágenes estereoscópicas, y a esta combinación se la conoce precisamente, como interfaz natural, ya que el ser humano es un ser netamente audiovisual, siendo la vista el principal de nuestros sentidos y la voz la manera natural de comunicarnos.

La tecnología de realidad aumentada nos permite, por ejemplo, que nos acerquemos a un equipo y delante nuestro se nos presente un panel con métricas provenientes en tiempo real de ese equipo, como una temperatura, una vibración o un valor de corriente o tensión. Esta tecnología así reduce tiempos y deja las manos libres al trabajador, haciendo más fácil su trabajo.

¿De qué forma las distribuidoras usan esta tecnología en Chile?

En Chile, Grupo Datco ha implementado esta tecnología en la industria eléctrica para que las empresas puedan internamente brindar asistencia remota entre unidades o áreas y también para la ejecución de la metodología LoToTo (Lock Out + Tag Out + Try Out), que son los procedimientos que se siguen para bloquear un equipo o instalaciones y asegurarse que no queda ninguna energía remanente, incluida la eléctrica, previo a la intervención del mismo para una mantención, sea programada o eventual. También vemos un incremento en el uso de vestibles que permiten a través de una cámara infrarroja obtener visión termal y pasar a obtener información de un equipo que está ahí, pero era invisible para el ojo humano.

¿Cuáles son los principales desafíos para implementar esta tecnología en el sector energético?

En general, los principales desafíos tienen que ver con cumplir con las exigencias de seguridad y cumplimiento de los estándares que cada empresa y área posee. Para eso se necesita hardware especial, que debe haber sido diseñado y desarrollado para industrias y software que también esté diseñado para un entorno industrial, donde las comunicaciones no son de la misma calidad que en un entorno corporativo. Son justamente las condiciones de comunicaciones con las que se cuenta en cada locación el principal desafío y que, si bien son ajenas a la tecnología de realidad aumentada, la condicionan en su adopción. Hay otro factor exógeno que es el desconocimiento sobre esta nueva tecnología, que, precisamente por ser nueva, es desconocidas para muchos. Cuando mostramos realidad aumentada a nuevos clientes, se sorprenden de que ya existan tecnologías que sólo se veían en películas de ciencia ficción recientes. No hemos conocido una sola persona que no se sorprenda al probar la tecnología y reconocer que desconocía que la tecnología ha avanzado hasta este punto, desde el control por voz de un sistema hasta la manipulación de objetos virtuales con tan sólo usar la mirada o las manos.

Mujeres que inspiran en la industria de TI para reducir la brecha de género

Por |09/03/2020|Categorías: Noticias, Grupo Datco|

Los derechos de las mujeres y las cuestiones vinculadas a la falta de equidad de género en lo laboral son temas de los cuales, afortunadamente, se está hablando mucho. Y es que, si bien durante los últimos años la inserción femenina ha ido creciendo en las empresas en general incluyendo las tecnológicas, aún queda mucho camino por recorrer para poder alcanzar el equilibrio.

Esta problemática tiene múltiples factores: hay estereotipos de género, sociales y culturales por los cuales muy pocas mujeres optan por estudiar carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas, por su sigla en inglés). Y eso hace que, por un lado, a las empresas que requieren perfiles técnicos se les dificulte la tarea de contratar colaboradoras. Por eso, como primer paso, es fundamental informar a padres y docentes acerca de que no hay “profesiones de varones y profesiones de mujeres”, de forma tal que no direccionen las vocaciones de las pequeñas. Definitivamente, las niñas nunca sabrán si aman programar, la seguridad informática, desarrollar soluciones basadas en blockchain o inteligencia artificial si nunca tuvieron acceso a estas disciplinas. Al respecto, es muy alentadora la medida que están incorporando los colegios primarios y secundarios de sumar asignaturas como computación, informática y robótica, porque permite que las niñas tengan un acercamiento con universos hasta ahora totalmente ajenos a “lo femenino”. Por el otro, hace relativamente poco que las organizaciones del sector (y no todas) toman acciones concretas por incorporar colaboradoras, ya que tradicionalmente no se hablaba acerca de la importancia de la diversidad para la innovación, el impacto positivo en el clima organizacional, e incluso en muchas firmas todavía reinan los prejuicios y la inequidad. De hecho, todas las estadísticas muestran que nosotras somos minoría.

Visibilizar casos emblemáticos, pero cercanos

Más allá de los asuntos pendientes y los desafíos por superar, tengo una mirada esperanzadora, quizás porque conozco casos cercanos de mujeres exitosas que pueden servir de inspiración a otras. Sí, si bien es cierto que la cantidad de mujeres disminuye a medida que se asciende hacia los niveles jerárquicos de las organizaciones, también lo es el hecho de que hay ejecutivas reales y actuales que no deberían ser vistas como “la excepción que confirma la regla”, sino como casos motivadores. Se trata de mujeres de carne y hueso, que tienen hijos, mascotas, amigas, practican deporte y hacen las compras de la casa.

Mar%C3%ADa Celeste Garros Citrixh 1 1

Celeste Garrós, de 43 años, es un buen referente. Ella es la Directora Regional de Ventas de Citrix para la región Sur deLatinoamérica, y comenzó a trabajar en esta compañía hace unos 15 años. Esta licenciada en Comercialización ocupó varias posiciones e incluso estuvo radicada en Brasil. “Son muchas las empresas tecnológicas que están interesadas en sumar mujeres, pero los candidatos que aparecen son mayormente hombres. Las organizaciones nos necesitan por varias razones, entre ellas, tenemos mayor predisposición al cambio así como una habilidad natural para trabajar en varias cosas en simultáneo”.

Celeste tiene una hija de 10 años. Por su ritmo laboral, viaja dos semanas por mes, con lo cual tiene un sistema familiar organizado para estos casos. “Si bien nunca me sentí distinta de mis compañeros, es cierto que las mujeres tenemos desafíos extra porque hay ciertas posiciones que nos alejan de las cuestiones domésticas que son esenciales para la vida personal de una madre, por eso tenemos que tener mucha pasión por lo profesional para poder afrontar las dos responsabilidades”, me confiesa. Quizás por esta cuestión, ella nota un fenómeno que debería cambiar: al inicio de la carrera corporativa los hombres suelen tener una visión más clara sobre el largo plazo, mientras que las mujeres no planifican.

Otro ejemplo es el de Carolina Losada, de 47 años. Ella es Licenciada en Ciencias de la Comunicación, mamá de un nene de tres años y es CEO del distribuidor mayorista de valor agregado Licencias OnLine. “Si bien noto que las mujeres somos minoría en posiciones de liderazgo, también percibo que la participación en la industria está muy pareja en puestos relacionados con Ventas y Comercialización, y esto tiene que ver con una apertura por parte de las compañías con respecto a sumar más talento femenino. Esto es algo que antes no ocurría”, me cuenta con optimismo, y acota que en Licencias Online alrededor de la mitad de los colaboradores son mujeres.

Con Carolina nos conocimos hace algunos años volando de Las Vegas, tras asistir a una conferencia de la industria tecnológica. Como el avión salió demorado, temíamos perder la conexión hacia Buenos Aires. Justamente así nos vimos las caras: las dos fuimos a hablar con la azafata para rogarle que el segundo avión no despegue sin nosotras. Cuando aterrizamos, corrimos como locas por los pasillos del aeropuerto hacia el counter, y ahí vimos despegar a nuestro avión. Sentimos desesperación porque las dos teníamos que estar en casa: a ella la esperaba un bebé de un año. A mí, mis dos hijos chiquitos que sabían que su mamá regresaba el jueves. Ninguna de las dos queríamos fallar como madres.

¿Cómo solucionamos el tema? Fuimos a atención al cliente. Noté ahí su liderazgo y capacidad de negociación, entonces dejé que ella hable por las dos, y así fue como consiguió algo que resultaba imposible porque todos los vuelos estaban abarrotados: en vez de tener que esperar 24hs hasta el mismo vuelo pero del día siguiente, nos colocaron en un avión rumbo a Lima, Perú, y de ahí a Buenos Aires ¡Así fue como ambas logramos llegar a casa el jueves! Si bien he perdido muchos aviones, debo decir que nunca viví una situación similar con un ejecutivo hombre. No es que ellos no quieran ver a sus hijos o que sus niños no los estén esperando, pero posiblemente nosotras vivamos este tipo de situaciones de una forma más intensa.

Entrar desde cualquier puerta

Muchas organizaciones tienen objetivos cuantitativos con respecto a la presencia femenina, por caso, tener un determinado porcentaje de mujeres en la empresa. Pero con esta medida no es suficiente porque también hay que dimensionar lo cualitativo, es decir, que las colaboradoras tengan las mismas oportunidades de crecimiento laboral que sus colegas varones. El problema de los cupos por género es que, cuando se analiza la distribución, es posible que en algunos casos se observe ve que en las posiciones bajas se aglutinan las mujeres, y a medida que se escala en la pirámide predominan los hombres. Por eso es importante que la cuestión de la equidad de género sea planteado y sponsoreado desde el directorio, en lugar de ser una premisa de marketing. Solo de esta manera es posible que cualquier mujer, siempre que sea talentosa, pueda desarrollar su carrera profesional, incluso cuando no tenga un perfil técnico. Como señala Celeste: “Si bien compañías del sector deberíamos realizar más acciones puntuales para que aumente el número de alumnas en las carreras STEM, también es cierto que personas de cualquier disciplina como Recursos Humanos, Psicología, Marketing o Economía pueden ingresar a esta industria y tener un desarrollo espectacular sin que ello significa tener que postergar proyectos personales”, concluye. Ella es un ejemplo viviente de esto.

¿Hay muchos más casos de esto en la industria tecnológica? No tantos, pero sí hay algunos que son elocuentes. Por ejemplo Verónica Martínez, que es directora Comercial de Grupo Datco, una firma regional de comunicaciones y soluciones de IT.

Verónica piensa de una forma parecida a Celeste respecto al aporte extra que pueden hacer las mujeres en tanto altas ejecutivas: “En términos generales, su estilo de liderazgo es más empático, tienen capacidad para conciliar, orientación hacia las personas, sabemos enfocarnos hacia el logro de objetivos y tendemos a manejarnos de una manera más horizontal e inclusiva que nuestros colegas hombres. Además, la diversidad, y no solo la de género, vuelve a las empresas más competitivas por el solo hecho de que un staff poco diverso tiene muchas menos chances de interpretar las necesidades de un mercado que por definición es diverso y heterogéneo”, señala.

Verónica sostiene, con lucidez, que “todavía hay muchos sesgos y prejuicios que inciden en la elección de una carrera vinculada a la tecnología por parte de las mujeres”. Por esto, y porque la equidad de género en la industria tecnológica implica beneficios para todos, propongo, en vísperas del Día Internacional de la Mujer, que la industria genere incentivos que impulsen a las jóvenes a formarse en carreras vinculada a campos STEM. Al mismo tiempo, todos deberíamos unir esfuerzos para informar a progenitores y docentes para que puedan despertar vocaciones en sus hijas, y que en esa línea sepan acerca de las oportunidades que ofrecen las profesiones STEM para las mujeres.

De la misma manera, es importante destacar que hombres y mujeres tenemos las mismas capacidades para poder ser lo que deseemos, y que podemos desarrollar nuestro potencial en la industria tecnológica más allá de la disciplina en la cual nos hayamos formado.

Es tiempo de que tomemos conciencia de que la tecnología ayuda a dar soluciones a muchos problemas de la humanidad, y para eso necesitamos la mayor cantidad de personas posibles, y de los perfiles más variados.

Desde el punto de vista de las firmas tecnológicas también hay mucho por hacer. Darle visibilidad a casos como los de Celeste, Verónica y tanas otras es solo una idea para que otras mujeres sientan que pueden ser como estas ejecutivas. Por supuesto, la equidad de género debe ser un pilar para la compañía con acciones concretas, y no un tagline marketinero.

Por distintas actividades que he realizado con las mujeres que hoy están desarrollándose profesionalmente en el sector tecnológico, sé que la mayoría está comprometida a  incentivar a las próximas generaciones para que se animen a desarrollar su carrera profesional en la industria más allá de la profesión en la que se hayan formado. Verónica piensa de la misma manera: “Yo también tengo una visión optimista respecto a esta problemática, y la refuerzo cada día cuando veo como piensan y actúan mis hijas. Los jóvenes vienen mejor en muchos sentidos, lo vemos a diario cuando desafían el status quo en temas de inclusión, de equidad de género, en temas medioambientales”.

Incluso, al incentivar una mayor inserción de las mujeres en tecnología, se estarían resolviendo dos problemas al mismo tiempo. “Por un lado, estaríamos achicando la brecha de género en las organizaciones y, al mismo tiempo, se podrían cubrir posiciones que hoy quedan vacantes por falta de profesionales formados en esas disciplinas. La oportunidad es inmejorable”, concluye Verónica.

Sin lugar a dudas, una mejor representación y participación de la mujer en la industria tecnológica es indispensable para todos, no solo para ellas, sino también para que las empresas sigan innovando, y para que a los usuarios nos lleguen mejores soluciones.

Ir a Arriba